Trauma y Trastorno por Estrés Postraumático

Una amenaza de peligro súbita e inesperada dentro de nuestra experiencia física puede resultar en la necesidad de un cambio psicológico también repentino e inesperado. Para superar este reto, la mente activa una estrategia de supervivencia que incluye un proceso conocido como disociación. Éste es un proceso subconsciente de la mente, diseñado para protegernos del dolor y del miedo a través de distanciarnos de ellos. El proceso tiene éxito a la hora de protegernos, pero no permite que nuestra mente procese esa experiencia. Es como si la dejara escondida en un rincón de la mente. Pero el recuerdo de la experiencia traumática continúa existiendo en nuestra mente y puede causar brotes neuróticos en momentos inesperados, es decir, cambios incómodos de humor, de comportamiento, causando lo que se conoce como Reacción Aguda al Estrés (cuando los síntomas duran desde unas cuantas horas hasta 4 semanas) o Trastorno por estrés postraumático (puede durar desde unos meses hasta años).

Los efectos de estas condiciones pueden variar en intensidad e incomodidad, e incluyen desde ansiedad, insomnia, mal humor, evitación, negación, irritibilidad, pobre concentración, imaginario intrusivo (imágenes repentinamente aparecen en la mente de la persona), sueños perturbadores, hasta depresión, entre otros.

La terapia a través de la hipnosis tiene como objetivo ayudar a la /el paciente a acceder ese material mental traumático de una forma controlada y segura, para ayudarle a procesarlo y así integrarlo en su psique.

La hipnoterapia ofrece la posibilidad de estabilizar al paciente a través de la formación y el control de su propio imaginario, ayudándole a crear una estabilidad que le permitirá confrontar con seguridad psicológica las memorias bloqueadas hasta ese momento.

Una de las técnicas empleadas para el procesamiento del trauma es el EMDR (Eye Movement Desensitisation and Reprocessing): desensibilización y reprocesamiento por movimientos oculares, una técnica desarrollada a partir de 1987 por la Dr. Francine Shapiro. Esta técnica se combina con la hipnosis para hacer la experiencia más arraigada al subconsciente y de esta forma contribuir a superar el problema con más rapidez y efectividad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s