Tabaquismo

El hábito de fumar es, como todos los hábitos, una estrategia de supervivencia. Cuando empezamos a fumar lo hacemos porque, en aquel momento de nuestra vida, aquella actividad nos ayuda a seguir adelante, de la manera que sea (a sentirnos parte de un grupo, o más independientes, o más adultos, etc. ). A partir de entonces el hábito se convierte en una adicción y es más difícil de erradicar que otro tipo de hábito sin dependencia física. Sin embargo, no es imposible. Lo más importante es que la persona que quiere dejar de fumar tenga muy claro que lo quiere hacer, y el porqué: Es para preservar la salud en una edad avanzada? Para ver crecer a nuestros hijos con salud y energía? Para mejorar el estado de nuestros dientes, las encías, el color de los dedos, el sentido del olfato o nuestro olor corporal?
La motivación de la persona que quiere dejar de fumar debe estar clara y establecida y esto también se puede trabajar a través de la hipnosis.

Previo a la cesación de fumar, hay que dedicar el tiempo necesario a negociar las motivaciones, tiempo en que se quiere conseguir, y empezar a diseñar cómo será la vida de esa persona cuando se convierta en no fumadora. La sesión dedicada a dejar de fumar es más larga e intensa que una sesión normal, ya que todo el proceso se condensa en esa única sesión.

Es estimado que la nicotina tardará un mínimo de 48 horas en dejar totalmente el organismo. El cuerpo tarda unos 21 días a establecer un ciclo biológico completamente nuevo. Esto significa que dejar de fumar costará un esfuerzo, tanto psicológico como físico, y la hipnosis nos ayudará a aliviar los síntomas negativos provocados por este cambio. Cuando éramos pequeños, aprender cualquier cosa nos costaba un esfuerzo, una repetición y un ensayo mental, tan consciente como subconsciente. En el caso de dejar un hábito como el tabaquismo se trata de una situación similar. No sólo por el hecho de ser adultos tenemos que insistir en que no nos cueste ningún esfuerzo aprender comportamientos nuevos. Por ello, el esfuerzo se notará, pero también la satisfacción de haber hecho este esfuerzo. A través de la hipnosis podremos ensayar cómo será nuestra vida, como queremos que sea nuestra vida como no fumadores, en qué ocuparemos el tiempo que antes ocupábamos fumando, como nos veremos a nosotros mismos y cómo queremos que nos vean los demás. Es un ejercicio de cambio excitante; difícil y disciplinado, pero en muchas ocasiones mucho menos difícil o disciplinado de lo que la mayoría de gente puede anticipar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s