Historia de la hipnoterapia

La terapia hipnótica o sugestiva es una de las más antiguas de todas las técnicas terapéuticas. Desde los tiempos de Egipto, a través de la historia de la Grecia Antigua y del Imperio Romano, algun tipo de hipnosis ha estado presente y ha sido parte íntima de todas las culturas.

Durante el S. XVIII, cuando se creía que las enfermedades eran causadas por la influencia magnética de los cuerpos astrales, Franz Anton Mesmer induía a sus pacientes un estado parecido al hipnótico utilizando lo que él creía – erroneamente – ser “magnetismo animal”. Aunque el Mesmerismo fue rápidamente desacrediatdo, coninuó utilizándose incluso después de le muerte de Mesmer, ya que a menudo producía curas “miraculosas”. Cuando James Braid re-examinó el mesmerismo en el s. XIX, descubrió que la sugestión simple era tan efectiva como el mesmerismo o cualquier otro método para inducir estados modificados de consciencia. Fue Braid quien introdujo el término “hipnosis” y, durante un tiempo, la hipnosis se convirtió en una técnica con respectibilidad científica.

A principios del s. XX la hipnosis era utilizada casi exclusivamente por hipnotistas escénicos en el teatro, proyectando de esta manera una visión distorsionada de dicha poderosa herramienta terapéutica. En 1955, la Associación Médica Británica (BMA) incorporó la hipnosis a la educación de la Escuela Médica. Durante los últimos 20 años la hipnosis se ha convertido en una valuosa adición al tratamiento médico convencional.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s