Hipnosis: el tratamiento más eficaz a recetar

Photo by cottonbro on Pexels.com

A pesar de la  sólida evidencia en innumerables dolencias y sólidos datos sobre su funcionamiento, los internistas infrautilizan la hipnosis. El uso de la hipnosis cumple nuestro compromiso de utilizar tratamientos basados ​​en la evidencia que alivian el sufrimiento con el menor daño colateral, pero existe una discrepancia entre sus beneficios y los médicos que ofrecen el tratamiento. Aunque la hipnosis puede aparecer en los planes de estudios médicos de potencias académicas como Baylor, Harvard, Columbia y Stanford, el entrenamiento en hipnosis es poco común incluso en estas instituciones. He aquí por qué una resurrección moderna de la forma occidental más antigua de psicoterapia debería inspirar a los internistas a capacitarse y ofrecer hipnosis médica de manera amplia.


La hipnosis sus mitos y conceptos erróneos, han evolucionado desde el siglo XVIII cuando Franz Mesmer inadvertidamente llevó la hipnosis a la oscuridad con su teoría sobre la manipulación de una fuerza llamada «magnetismo animal». Estas afirmaciones fueron refutadas por la Real Academia de Ciencias de Francia, y el médico escocés James Braid tardó casi 100 años en describir por primera vez una teoría mental y sugerente de la hipnosis como un estado fisiológico de vigilia. La definición de 2014 de la División 30 de la Asociación Americana de Psicología describe la hipnosis como «un estado de conciencia que implica concentración de la atención y reducción de la conciencia periférica, caracterizada por una mayor capacidad de respuesta a la sugestión». La evidencia empírica desde hace tiempo demuestra que la hipnosis afecta la percepción, los síntomas y los hábitos, que recientemente han sido explicados por modalidades de exploración diagnóstica avanzadas como la resonancia magnética funcional (fMRI). Los cambios durante la hipnosis incluyen una actividad reducida en la porción dorsal de la corteza cingulada anterior (un componente clave de la red medio-cíngulo-insular o “Salience Network”) y en  la conectividad entre la corteza prefrontal y la ínsula (una vía del control mente-cuerpo). Con el aumento de datos sobre el metabolismo y genética de los neurotransmisores, la base neurofisiológica de la hipnosis ya no es un misterio. Aunque nuestra comprensión del mecanismo de acción de la hipnosis es más sólida que incluso la del acetaminofén, no ha sido suficiente para aumentar su uso.

Los escépticos describen la hipnosis en 1 de 3 formas: control mental peligroso, una farsa ineficaz o un placebo. A menudo se considera una pérdida de control y, por lo tanto, peligrosa, cuando en realidad es un medio poderoso para enseñar a los pacientes a controlar la mente y el cuerpo. La capacidad de entrar en hipnosis, denominada hipnotizabilidad, es un rasgo estable que poseen la mayoría de las personas y que el paciente puede iniciar o terminar. No es eficaz en presencia de afecciones como un accidente cerebrovascular, esquizofrenia o  en la alteración en la concentración de la atención o alteración del procesamiento del lenguaje. La hipnosis es más poderosa que el placebo (aunque la expectativa del paciente es un factor moderador), el efecto placebo se bloquea con la administración de naloxona, mientras que la analgesia hipnótica no.

Las reseñas sobre hipnosis en temas de medicina interna son impresionantes, con eficacia demostrada para la migraña, síndrome del colon irritable, y ansiedad. La hipnosis mejora el dolor en intervenciones, la angustia emocional y reduce el consumo de medicamentos hasta en un 40%. En resumen, si la hipnosis fuera una droga, sería el tratamiento  estándar. Los internistas deberían prescribir hipnosis, especialmente por superar el estándar actual de tratamiento seguro y eficaz, como es el caso de los opioides y sedantes.

Los pacientes tienen un gran interés por hacerse cargo de sus propios síntomas; Los videos de hipnosis “on line” para la ansiedad y el insomnio cuentan con 15-19 millones de visitas, y la hipnosis médica es bastante aceptada por los pacientes. Pero no se puede esperar que ellos diferencien entre fuentes legítimas y manipuladoras de hipnosis “on line” como si compraran pastillas en la calle. Esta modalidad de tratamiento cae dentro del ámbito de la medicina, y nuestro deber es brindar un acceso seguro. Para hacer esto, debemos mejorar la oferta.

La capacitación formal para proveedores médicos se ofrece a través de sociedades nacionales, como la Sociedad Estadounidense de Hipnosis Clínica (ASCH) y la Sociedad de Hipnosis Clínica y Experimental (SCEH). Las capacitaciones duran 4 días e incluyen ética y consentimiento informado además de habilidades prácticas. Es posible que se requiera la acreditación del hospital para el privilegio de la hipnosis: si no existe, se recomienda diseñar una para incluir capacitación formal y requisitos de tutoría. Para los pioneros institucionales, los individuos de las sociedades de hipnosis pueden proporcionar tutoría.

La capacitación en hipnosis incluye herramientas para ayudar a nuestros pacientes a ayudarse a sí mismos, lo que beneficia a todos ellos incluso fuera de una sesión formal. Decirle a un paciente: «No pienses en elefantes morados» asegurará que sí. A través del punto de vista de la hipnosis, se aprecia que incluso la frase común «Qué tan fuerte es su dolor» está plagada de asociaciones negativas. Con toda su capacidad de confiar en su médico, los pacientes internalizan «Tienes mucho dolor». Compare esto con la frase, «¿Qué tan cómodo está ahora?» El paciente escanea su cuerpo en busca de comodidad en lugar de dolor y, si se informa malestar, puede seguirse con la escala de 0 a 10. Estos ajustes sutiles reconocen la comodidad sin el perjuicio del sufrimiento anticipatorio. Este es el arte curativo de la medicina.

Además, el médico capacitado puede practicar la auto hipnosis para el manejo del estrés, el insomnio o la ansiedad derivada del trabajo, evitando así los medicamentos que pueden disminuir la agudeza. Nuestros pacientes, colegas, estudiantes y familias se beneficiarán.

La investigación de la hipnosis está financiada por el Centro Nacional de Salud Complementaria e Integrativa (NCCIH), y los investigadores están avanzando en los aspectos genéticos de la hipnotizabilidad y la respuesta al tratamiento y están estudiando la hipnosis para el manejo del dolor en cáncer y cirugía, el abandono del hábito de fumar y el manejo del estrés en el cuidado sanitario. Se está probando la automatización de la hipnosis mediante grabaciones, aplicaciones web y dispositivos de altavoces inteligentes para ampliar el acceso a las intervenciones de hipnosis. Desde la ciencia básica hasta la eficacia clínica y la educación médica, la investigación de la hipnosis de todo tipo tiene relevancia para la medicina interna.

Los internistas son los embajadores de la evidencia. Nuestra amplia formación y alcance maximizan nuestra eficacia como sanadores, pero no debemos perder de vista que la mente humana es la que experimenta la enfermedad.  Cuando la técnica de la hipnosis sea debidamente presentada, su papel será bienvenido y respetado por nuestros pacientes. Se beneficiarán de menos dolor, ansiedad, insomnio, hábitos como fumar y los efectos secundarios que acompañan a muchos tratamientos farmacológicos. Nos beneficiaremos de la satisfacción de reaccionar con agilidad a la evidencia de tratamientos más seguros y, quizás, también disfrutaremos de una mejor noche de sueño. Este es un llamado a la acción para un uso más amplio de la hipnosis, con intrépidos internistas a la cabeza.

Published online: November 07, 2020 DOI:   https://doi.org/10.1016/j.amjmed.2020.10.010   © 2020 Elsevier Inc. All rights reserved.  ScienceDirect   Access this article on ScienceDirect

Acerca de Anna Pons

Certificat (CPPD), Post Graduat Certificat (PGCert) i Post Graduat Diploma (PGD) en Hipnoteràpia Clínica, London College of Clinical Hypnosis (LCCH) i Universitat de West London (UWL)
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s