¿Es real la hipnosis?

Lo que dice la investigación sobre cómo funciona la hipnosis en el cerebro y las muchas afecciones para las que puede ser útil

Photo illustration: Save As/Medium; Source: Bonerok/Getty Images


La hipnosis ha luchado durante mucho tiempo con problemas de estigma. Para muchos, el término todavía evoca visiones de relojes de bolsillo oscilantes y charlatanes que cantan: “Mírame a los ojos”.

Jessie Kittle quiere disipar todas esas viejas asociaciones y conceptos erróneos. “La idea de que puedes apoderarte del cerebro de alguien y hacer que se mueva como un títere contra su voluntad, eso no sucede”, dice Kittle, que es médica y profesora asistente clínica de medicina, psiquiatría y ciencias del comportamiento en la Universidad de Stanford.

Kittle ha publicado varios artículos sobre hipnosis. Cuando hablé con ella, me dijo que siempre le preguntan si la hipnosis es real. Durante sus primeros días como médica en un hospital, ella misma se preguntaba esto. Para encontrar la respuesta, comenzó a buscar en la información publicada. “Encontré esta cantidad ridícula de literatura médica que se remonta a décadas y tambien todos estos resultados clínicos que muestran que la hipnosis es efectiva para muchas afecciones diferentes”, dijo. “amplió mi opinión”.

Le pregunté qué es exactamente la hipnosis y me dijo que es un estado cerebral en el que una persona, con la ayuda de un administrador, alcanza en general la capacidad de asumir cierto control sobre los procesos mentales que solemos considerar incontrolables. “Puede pensar en la hipnosis como una forma de alinear su intención consciente de sentirse mejor con la capacidad de su mente subconsciente para hacerle sentir mejor”, explicó.

Los conceptos respaldados por la ciencia que subyacen a la hipnosis pueden ser abstrusos. Pero la idea básica es que la experiencia consciente, lo que cada uno de nosotros considera la realidad, es una invención del cerebro. Eso no significa que sea falso; la realidad que crea el cerebro suele basarse en información objetiva. Pero tome a 10 personas y expóngalas exactamente a la misma situación, ya sea un pinchazo de aguja, un compromiso para hablar en público o una montaña rusa, y cada una de sus experiencias será diferente porque el cerebro de cada persona está procesando esa situación usando su propia.y única maquinaria. La hipnosis parece permitir que las personas accedan a esa maquinaria mental y hagan algunos ajustes útiles. (Cuando se usa como una forma de tratamiento médico o psicológico, la hipnosis a menudo se llama hipnoterapia).

La hipnosis comienza con algo llamado inducción, que cambia el cerebro a un estado más sugestionable. “Hay una variedad de formas de hacer esto, pero muchas involucran la relajación y enfocar la mente hacia adentro”, me explicó Kittle. “Puede hacer que la persona mire hacia el techo y luego cierre lentamente los ojos mientras relaja su respiración”.

En el American Journal of Clinical Hypnosis se ha descrrito que la investigación de imágenes en la inducción hipnótica causa cambios muy específicos y mensurables en la actividad eléctrica del cerebro, y estos cambios parecen ser la base de su mecanismo de acción. “Pueden verse diferencias en la forma en que las partes del cerebro funcionan juntas que no se ven cuando alguien está fuera de la hipnosis”, dijo Kittle. Estas diferencias no son sobrenaturales. “Creemos que este es un estado cerebral en el que la mayoría de los humanos entran y salen en la vida diaria, como cuando te encuentras en un estado meditativo profundo en el que no eres consciente de las cosas que te rodean”, explicó. “La hipnosis es capitalizar ese estado cerebral y usarlo con fines terapéuticos”.

Una vez que haya entrado en este estado hipnotizado, durante el cual todavía está consciente, la persona que administra su hipnoterapia le sugerirá nuevas formas de pensar o de involucrarse en la situación que le está causando problemas. “Las sugerencias son diferentes cada vez porque las personas tienen diferentes razones o desencadenantes de lo que experimentan”, me dijo Kittle. Por ejemplo, alguien que intente superar una fobia requerirá sugerencias diferentes a las de alguien que intente dejar de fumar. Por razones que siguen siendo confusas, escuchar estas sugerencias mientras está en un estado hipnotizado de alguna manera ayuda al cerebro a absorberlas y asimilarlas de maneras que influyen en cómo responde en el futuro.

El campo de Kittle es la medicina perioperatoria, que se ocupa de mejorar la experiencia del paciente antes y después de la cirugía. En un artículo de 2020 que aparece en el American Journal of Medicine, ella y su coautor argumentaron que la hipnosis está lamentablemente infrautilizada como tratamiento para el dolor, y también para el dolor de cabeza, la ansiedad y otras dolencias o síntomas comunes, a pesar de la sólida evidencia que respalda sus beneficios.

“Cuando se trata de aplicaciones clínicas, es mejor pensar en [la hipnosis] como un complemento del tratamiento”, dice Irving Kirsch, PhD, investigador de hipnosis desde hace mucho tiempo y director del Programa de Estudios de Placebo en la Facultad de Medicina de Harvard. “Por lo tanto, puede ayudar con la reducción del dolor médico o en el contexto de tratar de ayudar a alguien a superar una fobia o algún otro trastorno de ansiedad”.

Algunos aspectos de la hipnosis me recuerdan a la terapia cognitivo-conductual (TCC), que ahora es un tratamiento de primera línea para los trastornos de ansiedad, las fobias y otros problemas de salud mental. (Al igual que la hipnosis, la TCC implica enseñar a las personas formas de reformular sus pensamientos y experiencias de manera útil). Y Kirsch me dice que la hipnosis se usa a menudo para reforzar la TCC y otras terapias.

“La hipnosis no es engañosa”, agrega. “No se trata de engañar a la gente o hacerles creer algo que no es cierto. Les está ayudando a creer en algo que quieren experimentar “.

Kittle me dijo que tiene la esperanza de que la comunidad médica, y el público en general, reconozcan y adopten la hipnosis como una forma eficaz de terapia. “Sabemos que para un gran porcentaje de la población, la hipnosis puede aliviar el dolor y otros síntomas que normalmente tratamos con medicamentos”, dijo. “Entonces, ¿por qué no empezar por ahí? Comencemos con esto que puede hacer que se sienta genial y relajado y con la menor cantidad de efectos secundarios, no con un medicamento “.

Markham Heid

Publicado por Elemental en Marzo 23d, 2021. Para leer del enlace original, en inglés, hacer clic aquí.

Acerca de Anna Pons

Certificat (CPPD), Post Graduat Certificat (PGCert) i Post Graduat Diploma (PGD) en Hipnoteràpia Clínica, London College of Clinical Hypnosis (LCCH) i Universitat de West London (UWL)
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s