No puedes cambiar el pasado, pero puedes reescribir tu historial

Con la ayuda de la hipnoterapia, podemos realizar el ejercicio que se describe a continuación con una mayor sensación de vivacidad y realismo. Cambiar el final de algunos de nuestros recuerdos más desafortunados puede resultar útil a veces. Aprender a recordarlos como son, pero desde una perspectiva más adulta y madura puede ayudarnos a reinterpretarlos y superar los sentimientos negativos asociados con ellos. Para obtener más información sobre la hipnosis y la hipnoterapia, visite las páginas de este blog o contáctenos directamente.
old photos in the box

Photo by Kaboompics .com on Pexels.com

Nuevas investigaciones muestran los beneficios del uso de la imaginación visual para re-escribir memorias pasadas.
  Para las personas que tienen un trastorno depresivo diagnosticable, esos recuerdos indelebles del pasado contribuyen a sus puntos de vista negativos sobre sí mismos en el presente, y los llevan a su futuro previsible. ¿Qué pasaría si esos recuerdos negativos del pasado pudieran ser revisados de alguna manera en la conciencia? No puede cambiar los eventos reales en sí mismos, pero tal vez pueda verlos de manera diferente y de una forma más adaptable a sus sentimientos de bienestar.

Steffen Moritz y sus colegas (2018), del Centro Médico Universitario de Hamburgo-Eppendorf (Alemania), probaron la efectividad de “reescribir imágenes” en personas con trastornos depresivos diagnosticados. Según Moritz y sus colegas, existe un “deseo humano de cambiar el pasado por un futuro mejor” (p. 74). En la reescritura de imágenes, usted “edita los recuerdos negativos a través de la imaginación”, lo que lleva a un “final feliz” al enviar a su yo adulto al momento de la mala experiencia en un esfuerzo por “consolarse o defenderse” (pág. 74) . En realidad, usted no borra esa memoria, pero la guarda de una forma revisada que compite con, y por lo tanto debilita, el poder de la memoria original. A través de imágenes mentales positivas, puede sentirse más en control, menos indefenso y menos desesperado con respecto a usted y su vida.

Los investigadores alemanes creen que la poderosa capacidad de las imágenes para revisar y, por lo tanto, negar los malos recuerdos, se debe en parte al hecho de que sus recuerdos suelen ser perceptivos. En otras palabras, no solo se piensa en el mal evento, se ves con el ojo de la mente. Esas imágenes sirven para aumentar el impacto de cualquier palabra que se adjunte a la memoria. El reescrito de imágenes (llamado “IR”) es un enfoque terapéutico que se ha demostrado que funciona cuando se proporciona en psicoterapia, pero Moritz et al. creían que a las personas se les podía enseñar a usarlas, una idea que nunca se había probado. En este estudio, los autores compararon la efectividad de dos versiones de un manual de autoayuda (uno más largo que el otro) asignando al azar a personas con depresión diagnosticada a uno de esos grupos de intervención o un grupo de control de lista de espera (que recibirían más adelante el tratamiento).

Luego de reclutar una muestra potencial de 920 pacientes en el centro médico de la universidad, Moritz y sus colegas pudieron probar su enfoque en una muestra final de 127 pacientes asignados al azar a uno de los tres grupos (99 completaron el estudio en realidad). Los manuales de intervención (con 3,369 palabras en la versión corta y 4,949 en la versión larga) comenzaron explicando su alcance y la base de la intervención. Antes de pasar a la intervención en sí, se aconsejó a los participantes que buscaran tratamiento cara a cara si sus síntomas incluían disociación o se debían a un trastorno de estrés postraumático. A continuación, los participantes miraro una famosa pintura del artista René Magritte de una pipna, acompañada de las palabras “esto no es una pipa”. En otras palabras, la pintura de una pipa no es realmente la pipa en sí. Por lo tanto, “uno necesita distinguir entre lo que es real y lo que se imagina” (p. 77).

Esta introducción fascinante, que muestra que hay una distinción entre los objetos reales y las imágenes que representan esos objetos, llevó a una discusión sobre la falibilidad de la memoria. En una versión visual de un famoso experimento sobre falsos recuerdos, los investigadores mostraron una imagen de una típica escena de playa que, lo que es más importante, no tenía una pelota o una toalla. Sin embargo, la mayoría de las personas al recordar los elementos en esta imagen recuerdan falsamente que había estos dos objetos comunes relacionados con la playa. Ahora que los investigadores plantearon estas preguntas con respecto a si sus percepciones y su memoria pueden realmente ser confiables o no, continuaron con el manual para llegar al corazón de la intervención.

La reescritura de recuerdos pasados ocurrió a través de una forma de “viaje en el tiempo”, en la que los participantes recibieron la instrucción de imaginar un evento negativo de su infancia y luego de “entrar en escena, y proteger o consolar a su yo más joven” (p. 77) . Se les dijo que llevaran ese evento negativo a un cierre feliz, como prevenir un accidente antes de que ocurriera o, en otro ejemplo, continuar dando una charla en lugar de cerrarla debido a la ansiedad. En este viaje imaginario, podrían convertirse en una persona compasiva ficticia (como una figura de Harry Potter), o incluso ser capaces de volar si es necesario. El objetivo de este ejercicio era mezclar la versión nueva y mejorada del pasado con la memoria de la actual y la infeliz.

El ejercicio más fascinante del manual de autoayuda llevó estas reinvenciones imaginarias aún más lejos. Se instruyó a los participantes para que imaginen una imagen fea (como un “blob-fish”, como lo llamaron los autores), y luego convirtieran esa imagen paso a paso en una que fuera hermosa o que les permitiera experimentar orgullo  (como un tigre). Durante la “metamorfosis”, se instruyó a los participantes para que enderezaran su postura, para que ellos también pudieran sentirse más hermosos. Otra metamorfosis implicaba palabras. A los participantes se les dijo que comenzaran con una etiqueta negativa que podrían aplicar a sí mismos (como “idiota”) y que la convirtieran en una que les permitiera sentirse bien con ellos mismos (“Lo hice”).

La pieza final de la intervención terapéutica aprovechó los hallazgos de la psicología cognitiva sobre la supresión del pensamiento. Tal vez haya oído hablar del ejercicio del “oso blanco” en el que se le dice que no piense en un oso blanco, pero que se encuentre incapaz de no pensar en un oso blanco. En lugar de apagar sus imágenes o pensamientos negativos, se alentó a los participantes a transformarlos en más felices y agradables.

Al comparar los tres grupos experimentales, los autores encontraron que el método de IR efectivamente logró reducir los síntomas depresivos en el transcurso de un período de seis semanas, pero solo cuando se administraba en forma prolongada. Además, la intervención no ayudó a aliviar la ansiedad, y fue más efectiva en las personas que tenían un mayor número de síntomas depresivos, ddecian que querían cambiar y también que entraran en la intervención con expectativas positivas.

Los autores concluyeron que aunque “no podemos cambiar el pasado”, el método de RI mostró que las personas podían encontrar formas de deshacerse de sus asociaciones negativas con eventos pasados. La terapia cognitiva conductual estándar se enfoca en cambiar los pensamientos de las personas para cambiar sus emociones, y el método IR también sería compatible con este enfoque, enfocándose en lo visual más que en lo verbal.

En resumen, la próxima vez que descubras las imágenes de los eventos de tu pasado que te hagan sentir arrepentimiento o tristeza, esta reinvención del método pasado podría ser lo que necesitas. Anímate a desafiar no solo tus suposiciones sobre ti y tu pasado, sino también los recuerdos visuales, y estarás en camino hacia un futuro más satisfactorio.

Publicado por psychology Today el 11 de setiembre de 2018. Para leer desde el enlace original, en inglés, hacer clic aquí.

Acerca de Anna Pons

Certificat (CPPD), Post Graduat Certificat (PGCert) i Post Graduat Diploma (PGD) en Hipnoteràpia Clínica, London College of Clinical Hypnosis (LCCH) i Universitat de West London (UWL)
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s