Por esto nos convertimos en adictos, según la ciencia

addict.jpg

Imagen del enlace original a indy100.com

No tomes la siguiente galleta de chocolate, por supuesto que es fácil, sólo una pequeña demostración de fuerza de voluntad …
Ah, ya te la has comido. Y ahora deseas otra. Si una galleta de chocolate no es tu estilo, sustitúyela  por un sorbo de vino, una caladita de un cigarrillo o, incluso, terminar un proyecto en el trabajo. Todo esto puede ser adictivo.
Pero qué impulsa a algunas personas a buscar varias veces experiencias por encima de otras, incluso a un cierto coste?
Maureen Boyle, del Instituto Nacional de Abuso de Drogas, dijo a Live Science:
La adicción es un trastorno biopsicosocial. Es una combinación de tu genética, tu neurobiología y como interactúan con factores psicológicos y sociales. Esto significa básicamente que la adicción es un trastorno crónico, como la diabetes tipo 2, el cáncer y las enfermedades del corazón. Aunque, afortunadamente, la adicción se puede prevenir y tratar.
Pero, ¿quien es el culpable? la Dopamina. El camino hacia la adicción para todos puede ser diferente, pero las vías del cerebro son prácticamente iguales. La adicción aumenta severamente una sustancia química del cerebro llamada dopamina. Se trata de un neurotransmisor, que significa un transbordador de mensajes a través del cerebro, en el caso de la dopamina, el placer, que refuerza los comportamientos imprescindibles para la supervivencia, como tener sexo y comer alimentos.
Desgraciadamente, las drogas son particularmente buenas para aumentar los niveles de dopamina. Hitoshi Morikawa, profesor de neurociencias de la Universidad de Texas, dijo a Live Science: El problema con las drogas es que hacen el trabajo mejor que las recompensas naturales.


Desarrollar tolerancia y engancharse


Una vez que seguimos utilizando sustancias adictivas, el cerebro intenta reequilibrar la química cerebral y los niveles elevados de dopamina produciendo menos dopamina. Las drogas se convierten en el nuevo normal, sin ellas, la dopamina disminuye, reforzando el hábito. Finalmente, la necesidad precede incluso al placer que conlleva. A medida que la experiencia se ha ido programando e instalando, el cerebro, las personas, los lugares y los eventos pueden quedar tan relacionados con “el fármaco” que desencadenan el deseo de consumirlo.
Factores de riesgo
No todos somos igualmente susceptibles a la adicción.
Todo, desde la genética hasta la pobreza de las redes de apoyo social, puede aumentar la vulnerabilidad.

HT Live Science

Publicado por The independiente el jueves 19 de octubre de 2017 por Mimi Launder. Para leer desde el enlace original, en inglés, haga clic aquí.

Acerca de Anna Pons

Certificat (CPPD), Post Graduat Certificat (PGCert) i Post Graduat Diploma (PGD) en Hipnoteràpia Clínica, London College of Clinical Hypnosis (LCCH) i Universitat de West London (UWL)
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s