Identificadas áreas cerebrales alteradas durante la hipnosis

DSCF0017-11.jpg

Imagen: Geoffrey Vivian

Los investigadores han descubierto que diferentes áreas del cerebro muestran una actividad y conectividad alterada durante los estados hipnóticos- en personas que son altamente hipnotizables. Estos cambios en la actividad neuronal concuerdan con enfocar la atención, el mejor control somático y emocional y la falta de auto conciencia que caracterizan el estado hipnótico, explican los investigadores, dirigidos por David Spiegel, MD, profesor y director asociado de psiquiatría y ciencias del comportamiento en la Universidad de Stanford Facultad de Medicina, Palo Alto, California.

“Estos estudios pueden ayudar a entender por qué la hipnosis permite a algunos de nosotros hacer cosas que normalmente no podríamos ser capaces de hacer”, el Dr. Spiegel dijo a Medscape Medical News.

“La hipnosis es la forma más antigua de la psicoterapia occidental, pero se ha cubierto de alquitrán con el cepillo de los relojes que cuelgan y capas de color púrpura. De hecho, es un medio muy poderoso para cambiar la forma en que usamos nuestra mente, para controlar la percepción y nuestros cuerpos “, dijo el Dr. Spiegel.

“Si la hipnosis es un tipo de actividad cerebral que tiene un potencial especial para ayudar a hacer frente a problemas como el dolor, la ansiedad y el estrés, creo que este estudio nos proporciona evidencia de que, de hecho, lo es” , dijo.

El estudio fue publicado online published online el 28 de julio en Cerebral Cortex.

La auto conciencia reducida

Para dilucidar los cambios en el cerebro durante el estado hipnótico, los investigadores utilizaron la resonancia magnética funcional (MRI o RMf) para examinar la actividad y la conectividad funcional entre las tres redes, durante la hipnosis: la red en modo automático, el control ejecutivo de la red, y la red de prominencia.

Después de estudiar 545 individuos sanos, los investigadores seleccionaron a 36 personas que obtuvieron una puntuación alta en las pruebas de la hipnotizabilidad, y 21 personas que puntuaron en el extremo más bajo de las escaleras de hipnotizabilidad.

Cada persona fue escaneada mientras descansaba, al tiempo que recordaba un recuerdo, y durante dos sesiones de hipnosis diferentes.

“Cerca del 10% de la población en general son altamente hipnotizables, alrededor de dos tercios de la población en general son un poco hipnotizables, y hay un tercio que no lo son en absoluto. En este estudio, para ser capaces de obtener la mejor oportunidad de demostrar diferencias en el cerebro, se optó por los extremos y tomamos la parte inferior y superior de la escala, el 10%, pero hay mucha gente en el medio que pueden utilizar la hipnosis, porque la mayoría de la gente es, al menos, hipnotizable de alguna manera, “explicó el Dr. Spiegel.

Los resultados de las imágenes mostraron cambios en tres áreas del cerebro, pero sólo en el grupo altamente hipnotizable y sólo mientras los participantes de este grupo fueron sometidos a hipnosis.

Durante la hipnosis, hubo una reducción de la actividad en la corteza cingulada anterior dorsal, parte de la red de prominencia del cerebro ( “salience network”), un aumento de la conectividad entre la corteza prefrontal dorsolateral y la ínsula, y conectividad reducida entre la corteza prefrontal dorsolateral y la red automática, que incluye la corteza prefrontal medial y la corteza cingulada posterior.

“La corteza cingulada anterior dorsal es un generador de contexto. Nos ayuda a decidir lo que está pasando en diferentes lugares y en qué lugares tenemos que prestar más atención, por lo que si estamos preocupados por actividades que se hacen competencia, miramos el contexto y decidimos qué es más importante “, explicó el Dr. Spiegel.

“Cuando reducimos la actividad de esta región, dejamos de preocuparnos por las cosas que no estamos haciendo, y nos implicamos más a fondo en la tarea con la que estamos involucrados. Esto se ve con la hipnosis. Se trata de un tipo de atención ” totalmente enfocada” dijo.

“El segundo hallazgo es el aumento de la conectividad entre la corteza prefrontal dorsolateral y la ínsula. La hipnosis es muy buena para la regulación de los estados corporales, por lo que se puede enseñar a la gente a imaginar algo que les preocupa sin tener todas las secuelas somáticas, por ejemplo, sin la frecuencia cardíaca y la presión arterial aumentada. Podemos simplemente permitir que nuestro cuerpo flote y se sienta cómodo, aunque estamos pensando en lo que nos dijo nuestro jefe ayer. Esto ayuda a gestionar mejor las cosas porque se está disociando su reacción física de la mental “, dijo el Dr. Spiegel.

“El tercer hallazgo, la relación inversa entre la corteza prefrontal dorsal y el modo por defecto (el automático), representa una desconexión entre nuestras acciones y nuestra conciencia de nuestras acciones”, dijo.

“Cuando estamos muy ocupados en algo, realmente no pensamos en hacerlo, simplemente lo hacemos. Con la hipnosis, se reduce la conciencia de uno mismo, la auto conciencia, por eso un hipnotizador puede conseguir que un entrenador de fútbol baile como una bailarina. Él no es consciente de lo que está haciendo, simplemente lo hace. A veces queremos ser conscientes de nosotros mismos, pero otras veces se pueden hacer mejor las cosas si no estamos preocupados sobre cómo las estamos haciendo. Yo digo a mis pacientes, no se puede escribir una obra de teatro y una crítica de la obra al mismo tiempo. Estamos viendo que estos elementos de la actividad cerebral pueden ayudar a entender por qué la hipnosis nos ayuda a hacer cosas que no podríamos normalmente ser capaces de hacer “, señaló el Dr. Spiegel.


Alternativa a la medicación

La esperanza del Dr. Spiegel es que la medicina tradicional y la psicología comenzarán a tomar más en serio la hipnosis como una herramienta terapéutica viable.

“La hipnosis es una forma nueva y diferente de usar el cerebro. Por ejemplo, el ejemplo más urgente en este momento es el control del dolor. Vi a un hombre ayer que tenía dolor en el abdomen inferior que le había estado molestando desde hace 3 años. Tomaba tres o cuatro medicamentos para el dolor, y le daba a su dolor una marca de intensidad de 3 sobre 10 – es decir, no era terrible, pero estaba. Después de unos minutos de hipnosis, su dolor había desaparecido.
“Tenemos millones de personas adictas a opiáceos en este país y personas que mueren por adicción a los opiáceos.
Es hora de que enseñemos a la gente cómo utilizar estas habilidades que ellos tienen, para gestionar síntomas como el dolor, la ansiedad y hacer frente a otros problemas.

“La mayoría de los psiquiatras, médicos generales y otros profesionales de la salud pueden ser entrenados para hacer hipnosis”, agregó el Dr. Spiegel.

“Me gustaría ver a la hipnosis como parte del plan de estudios estándar de cada escuela de medicina. Las buenas escuelas de medicina tienden a tenerla, pero la mayoría de las escuelas de medicina no lo hacen. Esto es muy malo. La hipnosis es una manera de ayudar a la gente, y no debe ser impartida por los médicos solamente.
“El resto del personal de la salud, dentro de su área de especialidad, como el control del dolor y gestión del estrés, podrían utilizarla también. Es una gran oportunidad, la gente tiene que aprender a gestionarse mejor a sí mismos y sus síntomas, y me gustaría verlo utlizado más ampliamente.
Este estudio es una forma de decir, la hipnosis es un fenómeno neurobiológico comprensible que puede utilizarse mucho mejor para ayudar a las personas a gestionar todo tipo de síntomas “, dijo.

El estudio fue financiado por el Centro Nacional de Medicina Complementaria y Alternativa, por el Instituto Nacional de Imágenes Biomédicas y Bioingeniería, por Randolph H. Chase, MD, Fondo II, la Jay y Rose Phillips Family Foundation, y el Centro de Investigación Nissan. El Dr. Siegel declara no tener ningún conflicto de interés.

Cereb Cortex. Publicado en Internet el 28 de julio de 2016. Abstract

Artículo por Fran Lowry, publicado el 02 de agosto 2016 a Medscape Medical News> Psiquiatría. Para leer el artículo del enlace original, en inglés, por favor haga clic aquí

Anuncios

Acerca de Anna Pons

Certificat (CPPD), Post Graduat Certificat (PGCert) i Post Graduat Diploma (PGD) en Hipnoteràpia Clínica, London College of Clinical Hypnosis (LCCH) i Universitat de West London (UWL)
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s