Se está acortando realmente, tu pene?

El siguiente artículo describe lo que podría interpretarse como la auto sugestión. La capacidad de nuestra mente para producir los sentimientos, las emociones y la conducta que mantenemos repetidamente en nuestros pensamientos e imaginación es poderosa. Con el uso de la hipnosis podemos aprender técnicas que nos ayudan a usar este poder eficaz y productivamente. Para saber más sobre la hipnosis y la hipnoterapia, encuentra información en el resto de las páginas de este blog o contacta con nosotros directamente.

Psychology

Imagen: Thomas Pullin para the Guardian en enlace original


En Singapur, en el otoño de 1967, cientos de hombres y niños corrieron a las salas de emergencia de los hospitales, cogiendo sus penes, convencidos de que se estaban retrayendo rápidamente dentro de sus cuerpos y que si los dejaban, morirían. Tales pánicos no son tan raros como se puede imaginar. En la década de 2000, en Nigeria y Benin, varias personas murieron en venganza por haber utilizado el uso de la magia para reducir los genitales de sus enemigos. El fenómeno de pene -fuga (“vanishing penis” en inglés) conocido por su nombre en el sureste de Asia, – koro – aparece en la Biblia, en la psiquiatría, el DSM, y ha surgido en todo el mundo durante siglos.

Una respuesta común es burlarse de la ignorancia de las personas sin educación. Pero en la geografía de la locura, el periodista Frank Bures ha expuesto  que este tipo de “síndromes ligados a la cultura” demuestran el sorprendente poder de la cultura y la fe en todos nosotros. Ya sea que esté en Benin, Bolivia o en el Reino Unido, las maneras en que nuestra vida vaya mal serán fuertemente influenciadas por la forma en que nosotros mismos pensamos que podría ir mal.

Racionalistas autodenominados a menudo intentan desacreditar la influencia de la mente sobre el cuerpo: parece condenadamente raro que, por ejemplo, las mujeres que creen que están en riesgo de enfermedades del corazón tienen 3,6 veces más probabilidades de morir de ataques al corazón que aquellas con idénticos factores de riesgo, pero que no tienen la creencia. (Esto es un hallazgo del respetado estudio a largo plazo, el Framingham Heart Study. 1992) Pero, pensándolo bien, no sería extraño si el órgano sorprendentemente complejo que descansa entre nuestros oídos no ejerciera efectos fuertes en todos los demás órganos , menos complejos, los cuales coordina y controla? Un efecto que es especialmente relevante aquí, Bures explica, es el “bucle bio-atencional”: tenemos miedo de algo, lo que hace que damos seguimiento a nuestro cuerpo para los síntomas, los cuales – ¡he aquí! – encontramos. Esto incrementa nuestro miedo, lo que aumenta nuestra auto-monitorización, y así sucesivamente. No es coincidencia que en casi todos los casos registrados de “koro” la víctima ya sabía de la condición, por lo que se “forzó” a detectarla.

Voy a dejarlo como un ejercicio para el lector, el determinar si simplemente el control de nuestro cuerpo para detectar signos de retracción genital (o retracción del pezón, la versión femenina) puede inducir la sensación de que algo está pasando, pero, ¿Puede alguien dudar de que un bucle bio-atencional nos afecta en un sinnúmero de otras maneras? Seguimos leyendo sobre cómo estamos todos poco descansados y estresados estos días, por lo que no podemos dejar de escanear el cuerpo para esos signos, los cuales se presentan amablemente a sí mismos. (¿Estás estresado? Busca cuidadosamente  rastros de tensión en tu cuerpo. Ya los has encontrado, muy bien -? .. Ahora estás estresado?)

Poco importa que la creencia empiece siendo falsa, ya que creer la hace verdadera. Estas víctimas de “koro” no tenían pene retractándose, obviamente. Pero una vez que se creían que podría suceder, las sensaciones de la contracción eran reales. Y cuál es la diferencia entre creer que estás estresado y estar estresado? No hay ninguna. Nos relacionamos con el mundo, incluso con nuestros propios cuerpos, a través de una densa red de creencias, de las que no somos, en gran parte, conscientes. Nos podemos ver tentados a responder que nuestras creencias son las razonables a tener. Quizás. Pero entonces, por supuesto, eso es lo que creemos nosotros.
oliver.burkeman@theguardian.com

Publicado por The Guardian el 13 de mayo de 2016. Para leer desde el enlace original, en inglés, por favor haga clic aqui

Anuncios

Acerca de Anna Pons

Certificat (CPPD), Post Graduat Certificat (PGCert) i Post Graduat Diploma (PGD) en Hipnoteràpia Clínica, London College of Clinical Hypnosis (LCCH) i Universitat de West London (UWL)
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s