La superación de obstáculos hacia la empatía

Aprender sobre la empatía y cómo practicarla puede mejorar nuestra calidad de vida y la de los que nos rodean. Algunas personas pueden mostrar de forma natural mejores habilidades de empatía que otras, pero eso no quiere decir que no podamos aprender a ser empáticos / as. Las habilidades “naturales” están proporcionadas por nuestras experiencias, familias, maestros, amigos y modelos a seguir. Si no exhibimos estas habilidades “naturales”, es sólo porque nos ha faltado este tipo de influencia. Entonces podemos buscar deliberadamente esta información, seleccionarla y ensayarla mentalmente de forma que, con la práctica, lleguemos a destacar. El uso de la hipnoterapia, y en particular la práctica metódica de auto hipnosis pueden convertirse en una herramienta de gran alcance para añadir esta nueva habilidad a nuestros recursos. Para más información sobre la hipnosis y la hipnoterapia, visite las páginas de este blog o póngase en contacto con nosotros directamente.

¿Qué es la empatía?

empathy

Empatía. Imagen del enlace original en PsychologyToday


Según el autor de “La inteligencia emocional”, Daniel Goleman, la empatía se define como (1) la comprensión de la estructura emocional de las personas y (2) el tratamiento de las personas de acuerdo con sus reacciones emocionales.Goleman y otros investigadores de la inteligencia emocional han identificado de forma consistente la empatía como un componente central de la inteligencia emocional y un potente predictor de éxito en muchas profesiones. La empatía nos ayuda a desarrollar niveles de profundidad dentro de una relación de confianza.

Tener habilidades de empatía pobres puede llevar a consecuencias graves. Puede conducir a un conflicto que nace de la incomprensión. Sin ella podemos sentirnos sola / sólo dentro de una relación. La falta de empatía puede llevar a las empresas a hacer errores catastróficos que alienan a sus clientes o empleados e incluso puede incitar a la violencia.

La importancia de la empatía

Una investigación reciente llevada a cabo en el Hospital General de Massachusetts ha mostrado una evidencia sólida sobre el hecho de que la empatía del médico juega un papel importante en la creación de una estrecha relación médico-paciente y aumenta la satisfacción de los pacientes, así como que los pacientes que tienen una mejor adherencia al tratamiento y sufren un menor número de errores médicos importantes.

La empatía es también importante en el lugar de trabajo. Un estudio realizado por el Centro de Liderazgo Creativo (Center for Creatively Leadership) investigó a 6.731 líderes de 38 países. Sus resultados revelan que la empatía se relaciona positivamente con el rendimiento en el trabajo. El estudio concluyó que los gerentes que muestran más empatía hacia los subordinados directos son vistos como más hábiles en su trabajo por sus cabezas.

Nuestros cerebros y la empatía
Los neurólogos han descubierto recientemente que los seres humanos experimentamos la empatía a través de múltiples sistemas de neuronas espejo en el cerebro. Estas neuronas espejo reflejan de nuevo las acciones que observamos en los demás haciendo que imitemos la acción en nuestro propio cerebro. Cuando observamos a alguien con dolor o cuando estamos con alguien feliz, experimentamos esa emoción hasta cierto punto. Estas neuronas espejo son la base fisiológica primaria de la empatía. Crean una red Wi-Fi neuronal que nos conecta con los sentimientos de las personas que nos rodean.

Muchas personas parecen ser naturalmente empáticas. Otros no lo son. La buena noticia es que los estudios revelan que la empatía se puede aprender. Sin embargo, hay algunos obstáculos potenciales para la empatía que se deben superar.

Superar los obstáculos a la Empatía

No prestar atención

Las neuronas espejo se activan más fuertemente cuando observamos las emociones de una persona. Vemos las expresiones faciales, las expresiones de los ojos, la posición del cuerpo, y gestos. Es posible que carezcamos de motivación para prestar atención a una persona o quizás estamos demasiado distraídos / as por nuestros propios pensamientos o por otras cosas que nos rodean mientras estamos haciendo varias tareas a la vez.

La solución:

Motivarnos para ser más empáticos / as, sabiendo la importancia que tiene la empatía para el éxito en el hogar y en el trabajo. Ponemos nuestro PDA y el ordenador a un lado, y minimizamos las distracciones. Aprendemos y practicamos la escucha activa (active listening).

Afinamos nuestras habilidades de observación no verbales. Obtengamos información sobre micro-expresiones (pequeñas expresiones faciales rápidas) y la lectura de los ojos. Daniel Goleman en su libro, “Inteligencia Social”, establece que “Cuanto más atentos estamos, más agudamente podemos percibir el estado interior de otra persona.”

Practicamos a ver la televisión con el volumen bajo y hacer su interpretación no verbal mediante la lectura de lo que cada personaje está sintiendo y hablando. Esto se hace mejor con los dramas sutiles, no con películas de acción.

Sentimos la emoción de la otra persona, pero sin saber cómo o cuándo comunicarnos con empatía.

La solución:

Aumentemos nuestro conocimiento sobre nuestras propias expresiones no verbales y de los ojos (micro-expresiones).
Observemos lo que estamos haciendo de forma no verbal cuando estamos interactuando con otras personas. Pedimos a la gente con la que confiamos en que nos den una retroalimentación honesta sobre nuestra comunicación no verbal en diversas situaciones, especialmente en las que son más emocionales.

Observemos con quien tenemos dificultades para expresar empatía. Examinemos su por qué.

Aprendamos más sobre el tono de voz. Escuchemos a las personas que se conocen como líderes empáticos, maestros, amigos, políticos, o incluso a los entrevistadores de televisión. Escuchemos como usan sus voces para expresar empatía.

Intentemos decir la frase, “Siento que te haya pasado esto,” de varias maneras diferentes, con diferentes tonos de voz.Vemos si se puede decir de alguna forma que suene más empática o pedimos a alguien que nos dé su opinión.

Aprendamos a reconocer que hay algunas situaciones en las que puede ser contraproducente responder empáticamente, por ejemplo, cuando una persona está enviando señales de que no quieren interactuar con nosotros o que no quieren compartir con nosotros cómo se sienten.

– No sentimos la misma emoción de la otra persona, pero sabemos intelectualmente que necesita comunicarse con empatía.Esto se conoce como la empatía cognitiva.

La solución:

Sepamos que podemos no estar de acuerdo con alguien y aún entender lo que pueda estar sintiendo y por qué. Esto es especialmente importante cuando alguien está teniendo una fuerte emoción y nos pide que hagamos algo que no podemos hacer.

A veces, sólo escuchar sin juicio es suficiente para transmitir empatía cognitiva. Comunicamos a la persona de una manera auténtica que entendemos lo que están experimentando.

¿Se puede fingir ser empático?

A veces puede ser necesario actuar con empatía para conseguir un resultado deseado, aunque nos sentimos de forma antagónica a una persona. He entrenado a negociadores de rehenes durante muchos años. Los negociadores de rehenes están capacitados para actuar con empatía hacia el secuestrador para establecer la relación necesaria para influir en él / ella a renunciar y no hacer daño a nadie. De hecho, el negociador es más probable que desprecie a una persona que está manteniendo, por ejemplo, a una mujer y un bebé como rehenes. Lo interesante es que, después de un par de horas, muchos negociadores en realidad empiezan a sentir cierta empatía hacia el secuestrador como resultado de “actuar” empáticamente. La mayoría de nosotros nunca nos encontramos en esta posición, pero es posible que necesitamos la empatía falsa para influir en alguien para un fin importante. Con suerte, no tendremos esta necesidad a menudo, porque generalmente hay un precio a pagar por ser consistentemente no auténtico.

La empatía es uno de los componentes básicos de la inteligencia social. El estrés, la auto-absorción, y la falta de tiempo pueden conspirar contra la empatía para eclipsarla. Saber cuáles son nuestros obstáculos hacia la empatía y la exploración de las formas para superarlos pueden ayudar a desarrollar una herramienta que es vital para nuestro éxito en casa y en el trabajo.


David F. Swink
Publicado el 7 de marzo de 2013. Para leer la fuente original en Psychology Today- en inglès-, hacer clic aquí.

Anuncios

Acerca de Anna Pons

Certificat (CPPD), Post Graduat Certificat (PGCert) i Post Graduat Diploma (PGD) en Hipnoteràpia Clínica, London College of Clinical Hypnosis (LCCH) i Universitat de West London (UWL)
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s