Las personas ansiosas ven el mundo de manera diferente

La ansiedad es a menudo causada por una – o más – emociones negativas: tristeza, enojo, aburrimiento, etc., que están a su vez a menudo vinculadas a pensamientos negativos. La culpabilidad, impotencia, injusticia, etc., son algunos de los temas centrales de estos pensamientos. Tal como el artículo siguiente explica, la ansiedad es a menudo provocada por pensamientos poco realistas, pensamientos que no están de acuerdo con la realidad. Tenemos la tendencia a generalizar, catastrofizar y exagerar. Con el uso de la hipnoterapia podemos acceder a una mayor claridad mental que nos permitirá analizar estos procesos internos negativos. Entonces, un estado hipnótico nos ofrece la posibilidad de ensayar los nuevos pensamientos, reestructurados, más realistas y precisos, desde un lugar de protección y seguridad: en nuestra imaginación. Después de este proceso, las nuevas formas positivas de pensar, sentir y comportarse tienen más posibilidades de integrarse a la persona que somos en un momento dado en el tiempo.

anxiety-look-hands-big-s-225x300

Imagen del enlace original en PsychCentral

Una investigación reciente ha hallado que las personas con ansiedad están programadas para ver las cosas desde una perspectiva diferente. Simplemente, diríamos que no escogen el “camino más sencillo”.

El nuevo estudio muestra que las personas con diagnóstico de ansiedad son menos capaces de distinguir entre un estímulo “seguro” neutral (en este caso, el sonido de un tono) y uno que anteriormente estaba asociado con la amenaza de la pérdida o ganancia de dinero.

Los investigadores explican que cuando las personas ansiosas se enfrentan a experiencias emocionales, muestran un fenómeno de comportamiento conocido como el exceso de generalización.

Estos resultados se discuten en la revista Current Biology.

“Se demuestra que en pacientes con ansiedad, la experiencia emocional induce una plasticidad en los circuitos del cerebro que dura después de que la experiencia haya terminado”, dice Rony Paz del Instituto de Ciencia Weizmann en Israel.

“Estos cambios plásticos se producen en los circuitos primarios que más tarde ayudan a gestionar la respuesta a nuevos estímulos, lo que resulta en una incapacidad para discriminar entre el estímulo originalmente experimentado y un nuevo estímulo similar.

Por tanto, los pacientes con ansiedad responden también emocionalmente a estos nuevos estímulos, lo que resulta en ansiedad incluso en situaciones nuevas, aparentemente irrelevantes.
Es importante destacar que no pueden controlar esto, ya que es una incapacidad perceptiva para discriminar”.

En el estudio, Pablo y sus colegas entrenaron a las personas con ansiedad a asociar tres tonos diferentes con un tres resultados: pérdida de dinero, ganancia de dinero, o ninguna consecuencia.

En la siguiente fase, a los participantes del estudio se les presentó uno de entre 15 tonos y se les preguntó si habían escuchado el tono antes, durante el entrenamiento, o no. Si ellos tenían razón, serían recompensados ​​con dinero.

Una persona puntúaba más alto si no se confundian (o sobre-generalizaba) un nuevo tono, tomándolo para uno de los tonos que habían escuchado en la fase de entrenamiento.

Los investigadores hallaron que las personas con ansiedad eran más propensas que los controles sanos a pensar que un nuevo tono era, en realidad, uno de los tonos que habían oído antes. Es decir, eran más propensos a asociar erróneamente un nuevo tono con la pérdida o ganancia de dinero.

Estas diferencias no se explican por las diferencias en la capacidad auditiva o de aprendizaje de los participantes. Ellos simplemente percibian los sonidos que habían sido vinculados a una experiencia emocional de una forma diferente.

Las imágenes funcionales de resonancia magnética (fMRI) de los cerebros de personas con ansiedad comparados con los sanos también mostraron diferencias en las respuestas del cerebro..

Las diferencias se encuentran principalmente en la amígdala – una región del cerebro relacionada con el miedo y la ansiedad – y también en las regiones sensoriales primarias del cerebro.

Estos resultados refuerzan la idea de que las experiencias emocionales inducen cambios en las representaciones sensoriales en ell cerebro de los pacientes con ansiedad. Por lo tanto, los hallazgos podrían ayudar a explicar por qué algunas personas son más propensas a la ansiedad que otros.

Y, la plasticidad cerebral subyacente que conduce a la ansiedad no es en sí mismo “mala”, dice Pablo.

“Rasgos de ansiedad pueden ser completamente normales, e incluso beneficiosos evolutivamente. Sin embargo, un acontecimiento emocional, incluso a veces de menor importancia, puede inducir cambios en el cerebro que podrían conducir a una ansiedad en toda regla “.

Por Rick Nauert PhD, PsychCentral, para leer desde el enlace original- en inglés- por favor haga clic aquí.
Fuente: Cell Press / EurekAlert

Anuncios

Acerca de Anna Pons

Certificat (CPPD), Post Graduat Certificat (PGCert) i Post Graduat Diploma (PGD) en Hipnoteràpia Clínica, London College of Clinical Hypnosis (LCCH) i Universitat de West London (UWL)
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s