Cómo la ansiedad revuelve nuestro cerebro y hace que el aprendizaje sea difícil

En el artículo siguiente hay algunos consejos pensados especialmente para estudiantes ansiosos. Con la ayuda de la hipnoterapia, podemos aprender a utilizar, entre otros, estos consejos, desde un estado hipnótico. Esto puede alentar la asimilación rápida del diálogo positivo y realista con nosotra/os mismas / os. También nos puede ayudar a ensayar patrones deseados de comportamiento, tales como seguir una dieta saludable, incluir el ejercicio en nuestra rutina diaria y seguir un calendario de estudios realista. Los patrones de conducta que se ensayan en un estado hipnótico pueden llegar a ser más fáciles de realizar en nuestra vida real, y ésto nos da una percepción de mayor autocontrol y nos ayuda a conseguir nuestros objetivos.

students

Estudiantes. La ansiedad hace que el cuerpo se prepara para luchar o huir, lo que puede interferir con nuestra capacidad para estudiar. Fotografía: Alamy

Olivia admite que siempre ha tenido tendencia a sentir angustia- pero cuando comenzó en la universidad, su ansiedad empezó a aumentar de manera constante. Un día, estaba simplemente demasiado asustada para salir de casa. Durante dos semanas estuvo atrapada en el interior de su casa, antes de ser diagnosticada de trastorno de ansiedad generalizada.Entonces empezó a obtener la ayuda que necesitaba.
Con el apoyo de su médico de cabecera, el servicio de bienestar universitario y cursos de terapia cognitivo conductual (TCC), Olivia fue capaz de seguir con su carrera universitaria y comenzó a disfrutar de la vida otra vez.
Pero Olivia no está sola en su ansiedad: el número de estudiantes que declaran sufrir un problema de salud mental se ha duplicado en los últimos cinco años en el Reino Unido, al menos hasta 115.000.
“Y esto es una proporción muy pequeña de los estudiantes que tienen problemas de salud mental”, dice Ruth Caleb, presidenta del grupo de bienestar mental de Universidades del Reino Unido, en el que trabaja.
Un estudio de los estudiantes universitarios del Reino Unido ha descubierto que incluso entre los estudiantes libres de síntomas antes de comenzar la universidad, un 20% está angustiado a un nivel clínicamente significativo de ansiedad, hacia mediados del segundo año de estudios.
¿Qué produce la ansiedad a los estudiantes? Les prepara el cuerpo para luchar o huir (fight or flight.)
“Si estamos en una situación de inminente amenaza real, entonces el mayor estado de alerta y la respuesta del cuerpo nos puede salvar la vida”, explica Chris Williams, profesor de psiquiatría psicosocial de la Universidad de Glasgow, y asesor médico de “Ansiedad en el Reino Unido” (Anxiety UK).
“Pero si esto ocurre cuando se trata de revisar, o presentar una charla, o un nivel tan alto que paraliza o provoca errores, puede interferir con lo que queremos hacer.”

Lo que pasa en el cerebro de alguien que está experimentando ansiedad excesiva no se entiende completamente. Una línea de investigación, dice el psiquiatra consultor Rajeev Krishnadas, es que se trata de una reacción a nidel de la corteza prefrontal y la amígdala – una región clave del cerebro involucrada en el aprendizaje y la memoria, así como en los reflejos fisiológicos y conductuales hacia al miedo.

“Un estímulo externo – vista, oído, tacto, olfato y / o gusto – activa un número de regiones del cerebro, incluyendo de manera crucial la amígdala”, dice Krishnadas. En circunstancias normales, dice “la amígdala está bajo un estricto control de la corteza prefrontal, que evalúa la amenaza asociada con el estímulo. Si el estímulo es no amenazante, la actividad dentro de la amígdala se suprime. Si es amenazante, se mantiene la respuesta de miedo en la amígdala “.

En una persona con un problema de ansiedad, al parecer, el cerebro está tomando decisiones incorrectas sobre lo que temer y la corteza prefrontal no logra suprimir la amígdala, poniendo el cuerpo en el estado de lucha o huida.

En este estado, los niveles de la hormona adrenalina suben y el sistema nervioso simpático – que controla las actividades automáticas (como la respiración) en lugar de la acción consciente – se hace cargo. La frecuencia cardíaca aumenta, la respiración se acelera y la sangre se desvía hacia las extremidades, la presión arterial y la temperatura corporal aumentan, y es posible que empezamos a sudar.

Esto claramente no es un estado propicio para el aprendizaje o para concentrarse en un seminario, dice el psicólogo clínico Dr. Angharad Rudka. “Incluso si logramos captar lo que se dice, es muy posible que la información pueda rebotar [en el cerebro], no procesarse correctamente ni almacenarse en nuestra memoria a largo plazo.”

10 consejos para estudiantes ansiosos

El mes pasado, “Anxiety UK” lanzó una guía para el estudiante con la ansiedad. Aquí están los 10 mejores consejos de autoayuda de “Anxiety UK” y del Dr. Rudka:

1.- Si sentimos que empezamos a entrar en pánico, digamos: no te preocupes; tú puedes hacer esto. El diálogo interno con nosotros mismos puede reducir la ansiedad.
2.- Trabajamos en el control de la respiración. Intentamos respirar por la nariz durante cuatro segundos, aguantamos el aire durante dos segundos, después espiramos por la boca durante seis segundos.
3.-Si encontramos que las grandes aulas nos suponen un problema, empecemos por sentarnos cerca de la salida. Grabamos las conferencias para poder escuchar -las de nuevo y recuperar cualquier pedacito que nos hayamos podido perder.
4.-Rompamos el trabajo de estudio de cursos y los escritos en trozos pequeños. Esto requiere un poco de planificación y no dejarlo todo para el último minuto, pero nos aleja de la ansiedad.
5.- La mayoría de la investigación sobre la atención en los jóvenes sugiere un límite de 40 minutos de estudio, por lo que vale la pena trabajar en periodos de media hora con descansos cortos entre ellos, para tomar una bebida o un poco de aire fresco.
6.- La dilación o procrastinación puede ser el mayor enemigo de la persona ansiosa. Convenzamonos para trabajar durante tan sólo cinco minutos. Una vez que hemos empezado es posible que podamos seguir un poco más. Si no, al menos hemos conseguido cinco minutos de trabajo.
7.- Seamos amables con nosotros mismos /as – pero disciplinados /as. Es fácil llegar a ser nuestro peor enemigo. Aceptemos que las cosas son difíciles en este momento y pensemos en cómo se puede trabajar con el cerebro para hacer que las cosas sucedan.
8.- Moderar el consumo de cafeína y alcohol. El exceso de cafeína aumenta los síntomas de ansiedad y, aunque el alcohol es un relajante, puede no ayudar al día siguiente.
9.- Recordemos que no estamos solas / solos. Cualquiera puede aparentar como si lo estuviera llevando bien, pero mucha gente está luchando también. Hablemos con la gente.
10.-Sigamos una rutina saludable de comer, dormir y hacer ejercicio. Incluso 30 minutos andando al día pueden ayudar a reducir la ansiedad. Ciclos interrumpidos de dormir y comer son acompañantes clásicos de la ansiedad y pueden crear un círculo vicioso. Si esto sucede, busquemos ayuda.
Más información y apoyo también está disponible en inglés aquí:

 Student Minds, Young Minds and Nightline

Por Julieta Rix. The Guardian, 21 de noviembre de 2015. Para leer desde la fuente original- en inglés-, por favor haga clic aquí.

Anuncios

Acerca de Anna Pons

Certificat (CPPD), Post Graduat Certificat (PGCert) i Post Graduat Diploma (PGD) en Hipnoteràpia Clínica, London College of Clinical Hypnosis (LCCH) i Universitat de West London (UWL)
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s