Un nuevo estudio demuestra que la terapia mindfulness puede ser tan eficaz como los antidepresivos

El siguiente artículo nos introduce en el uso de la “mindfulness” 0 “atención plena” en combinación con la terapia cognitivo-conductual (TCC) para el tratamiento de la depresión. Con el uso de técnicas de hipnoterapia, condiciones como la depresión se pueden tratar de una manera muy similar, siempre con el consentimiento y en colaboración con el profesional médico a cargo del paciente. La hipnoterapia utiliza técnicas muy similares a la mindfulness, también en combinación con la TCC. La principal diferencia entre la hipnoterapia y la mindfulness radica en el enfoque orientado a objetivos tomado por la hipnoterapia. Mientras que la mindfulness parece más similar a la meditación y se centra en el fomento de la experiencia del momento presente, la hipnoterapia se aplica mejor cuando se trata de cuestiones específicas relacionadas con la condición: síntomas, patrones de comportamiento, pensamientos y emociones negativas. Se podría decir que la hipnoterapia toma un enfoque más pragmático, orientado a un objetivo. Por esta razón, la eficacia terapéutica puede ser observada antes que con otras terapias, y la duración del tratamiento puede ser reducida.

Los antidepresivos no se adaptan a todos, y los efectos secundarios son comunes. Podría la terapia cognitiva basada en mindfulness ser una alternativa viable?

Los antidepresivos no se adaptan a todos, y los efectos secundarios son comunes. Podría la terapia cognitiva basada en mindfulness ser una alternativa viable?Fotografia: Jonathan Nourok / Getty Images 

De alguna manera, en algún lugar, a través de estas seis semanas, algo pasó dentro de mí – en mi cabeza? mi cuerpo? mi alma? – Y empecé a comprender. El sentarse completamente quieta se convirtió en una bendición y un consuelo, incluso un lujo, en lugar de una amenaza o una irritación. Y el momento presente, aquí, en este momento, empezó a parecer un lugar muy cómodo (y reconfortante) libre de miedo y lleno de la posibilidad de paz y calma.

Julie Myerson, “Como la terapia cognitiva basada en mindfulness cambió mi vida ‘

La mindfulness ha generado mucho entusiasmo en los últimos años – y ha ganado muchos admiradores, entre ellos la novelista Julie Myerson, escritora del texto anterior en The Guardian. Una reelaboración del siglo XXI de la meditación budista tradicional, la atención plena o mindfulness nos enseña a desarrollar lo que Myerson llama una “nueva relación” con nuestros pensamientos: “Me di cuenta que eran simplemente eso: pensamientos. Yo no tengo que juzgar, actuar sobre ellos o incluso hacer ninguna cosa en particular en relación a ellos. A veces eran interesantes, a veces no tanto, pero que no eran más que “eventos” que surgen en la mente y luego se diespersan de nuevo. No tenían, como yo había imaginado previamente, el poder de “deshacerme” “.

La mindfulness es tan eficaz como las píldoras para el tratamiento de la depresión recurrente – estudio. Leer más (en inglés)

Ciertamente hay evidencia de que la atención plena puede ayudar con la ansiedad, el bajo estado de ánimo, y el estrés, pero tal vez puede tener un papel en la prevención de la depresión clínica recurrente? Esta es una pregunta clave, sobre todo porque la recurrencia es una característica del problema. Si nos fijamos en las personas con un historial de depresión repetido, más del 50% que se han recuperado recientemente de un episodio recaen durante los próximos 12 meses. Y con cada recaída, lo más probable es que otro seguirá.

Entonces, ¿cómo romper el ciclo de las depresiones? El Instituto Nacional para la Salud y atención de Excelencia (Nice), que proporciona las directrices de tratamiento basadas en la evidencia para el NHS, recomienda: “Asesorar a las personas con depresión a continuar con antidepresivos durante al menos 2 años si están en riesgo de recaída. “

Sin embargo, el Nice también destaca el valor de la terapia psicológica e informa que la preferencia del paciente se debe tener en cuenta a la hora de tomar decisiones sobre el tratamiento. Se sugiere que la terapia cognitivo-conductual (TCC) se considere, y que la terapia cognitiva basada en mindfulness (MBCT, en inglés) se puede ofrecer a “las personas que están actualmente bien pero han sufrido tres o más episodios previos de depresión” . La MBCT, desarrollada por los psicólogos eminentes Zindel Segal, Mark Williams y John Teasdale, combina la meditación de atención plena con la terapia de comportamiento cognitivo. Pero las recomendaciones del Nice son algo; la realidad sobre el terreno es a menudo muy diferente, siendo los pacientes mucho más susceptibles a ser tratados con antidepresivos que MBCT.

Los antidepresivos no se adaptan a todos los gustos: muchas personas son reacias a tomar medicamentos todos los días durante años y años. Y aunque las píldoras pueden ayudar con la depresión – no lo hacen en todos los casos – los efectos secundarios son comunes. Pero es la MBCT realmente una alternativa viable para el tratamiento de la depresión recurrente? Funciona mejor que simplemente continuar con la medicación? (Es interesante que no hay pruebas de que evite las recaídas en personas que han experimentado al menos tres episodios anteriores.)

Responder a esta pregunta es el objetivo de un nuevo estudio multicéntrico dirigido por el profesor Willem Kuyken y que informa hoy en la revista The Lancet (declaración de interés: Kuyken realizó el trabajo mientras estaba en la Universidad de Exeter, sin embargo, al igual que uno de los autores de este blog, esta ahora en el Departamento de Psiquiatría de la Universidad de Oxford). El estudio es el más grande comparar MBCT y antidepresivos, y es el primero en realizar un seguimiento de los efectos de los tratamientos durante un largo periodo de tiempo (dos años).

La MBCT se basa en la idea de que cuando las personas con un historial de depresión experimentan un breve periodo de sentimiento a la baja tienden a ser especialmente vulnerables a los pensamientos negativos. Este pensamiento negativo suele ir acompañado de lo que se conoce como “sesgos de procesamiento”: preocuparse por los problemas del pasado, por ejemplo, o el retorno de recuerdos desagradables. Pensar así aumenta el riesgo de un episodio depresivo en toda regla.

La MBCT se centra en ayudar a las personas a ser más conscientes de estos pensamientos y sentimientos, y por lo tanto más capaces de apartarse de ellos. Como los fundadores dijeron: “Descubrimos que los pensamientos y sentimientos difíciles y no deseados se pueden mantener en la conciencia, y ser vistos desde una perspectiva totalmente diferente – una perspectiva que conlleva una sensación de calidez y compasión hacia el sufrimiento que estamos viviendo. “

El equipo de Kuyken reclutaron (vía GPS) 424 pacientes con antecedentes de tres o más episodios depresivos. Todos estaban tomando medicación antidepresiva. La mitad del grupo fueron asignados aleatoriamente a un curso de ocho semanas de MBCT, durante los cuales también se les dio ayuda para salir de la medicación. El otro cincuenta por ciento continuó con sus antidepresivos durante 2 años. (Al final resultó que la mayoría del grupo de MBCT dejaron de tomar la medicación, mientras que la mayoría del grupo de antidepresivos continuaron tomándola. Y no hubo ninguna evidencia de que esto afectara a los resultados del ensayo .)

Los resultados del ensayo de Kuyken pueden decepcionar algunos defensores de la mindfulness. La atención plena o mindfulness no resultó superior a los antidepresivos. La tasa de recaída para los dos grupos de más de 24 meses fue más o menos idéntica: 44% para el grupo de MBCT y el 47% para aquellos que toman medicamentos antidepresivos.

Sin embargo, la MBCT fue especialmente útil para los pacientes con antecedentes de abuso físico o sexual en la niñez. Las tasas de recaída entre estos individuos fueron del 47% con MBCT y el 59% con medicamentos antidepresivos (47% a 59%). Este hallazgo es particularmente persuasivo dado que un patrón similar se ha observado en otro ensayo con MBCT. Debido a que las tasas globales de los dos tratamientos eran tan similares, se podría esperar que las personas con bajos niveles de abuso en la infancia les iría mejor con antidepresivos, pero la evidencia de esto fue más débil en el estudio de Kuyken (42% a 35%).

Los lectores que ven el vaso medio lleno, por supuesto, verán que los resultados del estudio demuestran que en realidad tenemos dos opciones de tratamiento igualmente eficaces para la depresión recurrente: una implica ocho semanas de una terapia psicológica, la otra se basa en la toma de medicamentos durante dos años. El reto ahora es hacer que los dos sean igualmente disponibles en los servicios de tratamiento.

Daniel Freeman y Jason Freeman, martes 21 Abril 2015 12:01 BST en TheGuardian.com. Para leer desde la fuente original – en inglés, por favor haga clic aquí.

Anuncios

Acerca de Anna Pons

Certificat (CPPD), Post Graduat Certificat (PGCert) i Post Graduat Diploma (PGD) en Hipnoteràpia Clínica, London College of Clinical Hypnosis (LCCH) i Universitat de West London (UWL)
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Un nuevo estudio demuestra que la terapia mindfulness puede ser tan eficaz como los antidepresivos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s