La ansiedad social/ miedo escénico y la hipnosis

Leadership, by muhd.jufri. Found on flickr.

Leadership, by muhd.jufri. Found on flickr.

Por g. m. johnson, phd ~ psicólogo clínico
¿Por qué? La ansiedad que interfiere con el rendimiento puede ser debida a una tendencia a la ansiedad que está programada físicamente. También puede ser debida a un acontecimiento fortuito y accidental que inicia un círculo vicioso de preocupación, que lleva a la ansiedad, que interfiere con el rendimiento y causa más razones para preocuparse.

En la “zona”. Muchas clases de actuación van mejor si el ejecutante puede entrar en una especie de “zona” donde la conciencia es un componente secundario. Andar en bicicleta es un buen ejemplo. Aprender a montar en bicicleta implica mucha concentración consciente en equilibrio y ajuste – pero un rendimiento óptimo en bicicleta pasa cuando las exigencias físicas son bien aprendidas y pueden ser de alguna forma “olvidadas” conscientemente.

Estar conscientemente centrada/o en lo que está haciendo en realidad puede interferir con el rendimiento. Al andar en bicicleta, centrándose conscientemente en lo que estamos haciendo es una buena manera de terminar con un codo pelado o el brazo roto. Es sólo cuando podemos poner nuestra conciencia a un lado para ser una parte integral de la experiencia global de lo que estamos haciendo que podemos realizar de manera óptima las diferentes tareas relacionadas con el ciclismo. El ciclista que empieza a estar preocupado por lo que está haciendo es más probable que termine por caer de su bicicleta. Esta es la misma situación en la que nos encontramos al hacer deporte, caminar en una cuerda floja, hacer el amor, tocar música, hablar en público, haciendo un examen, y una amplia gama de otras actividades.

La ansiedad o miedo escénico se convierte en un problema debido a las acciones de un sistema de protección bienintencionado construido en nosotros de nuevo antes de los días del hombre de las cavernas. Esta protección alarma el sistema y nos alerta de que hay un posible peligro inminente. En el caso del miedo escénico, sin embargo, el sistema  nos alerta de que una mala actuación podría ser peligrosa para alguna futura esperanza o plan. El problema es que este sistema de alarma de alerta es más o menos un sistema de optimización de defensa anti-oso, o anti-león . Esto es bueno para los niveles de rendimiento necesarios en la lucha contra un oso y similares situaciones pero es contraproducente para el rendimiento en la mayoría de otros tipos de esfuerzos. Así que en lugar de protegernos de cualquier consecuencia producida por un mal rendimiento, el sistema hace esas consecuencias más probables, en realidad. Y como si eso no fuera suficiente problema, cuando nos damos cuenta de que nuestra miedo escénico está interfiriendo con nuestro rendimiento, el sistema de alerta se activa de nuevo- alertándonos del peligro que sí está causando esta vez – y nos hace aún más ansiosos/as y se interpone aún más en el camino de nuesra actuación.
Estrategias de práctica y estudio
En primer lugar, nada va a sustituir el conocimiento, el saber lo más posible sobre el cumplimiento de lo queremos lograr. Por supuesto, para algunas formas de actuación, la práctica es el rendimiento (por ejemplo, el rendimiento sexual), por lo que no se aplican las cuestiones de “estudio”. Pero para muchas formas de rendimiento, la práctica es importante. (Si usted está preocupado por su rendimiento, ya que realmente no ha estudiado o se ha preparado, es probable que esté atascado en su ansiedad.)
Practicar en las condiciones lo más parecidas posible a las condiciones en la que estaremos a la hora de realizar la actuación optimizará el rendimiento.

Practicar para una competición de patinaje en una pista de media o dos veces el tamaño de la pista donde se hará la competición no será tan eficaz como la práctica en una pista del mismo tamaño. La misma pista sería lo mejor. La práctica de un examen de 100 preguntas mirando a diez o doce preguntas de la prueba cada pocas horas, no será tan eficaz como la práctica de 100 preguntas a la vez.

Imaginando un rendimiento óptimo puede ser muy útil para el rendimiento. Nuestra imaginación – que no recibe mucha práctica en nuestro mundo moderno – es una herramienta muy poderosa. Imaginando la realización óptima en realidad ofrece un mini-ensayo mental que puede facilitar un mejor rendimiento. El cerebro pasa por los pasos de la ejecución, en realidad enviando pequeñas señales a los músculos, lo que refuerza y ​​mejora las vías del sistema nervioso y los sistemas mecánicos que se utilizan en los aspectos físicos y mentales de la actuación.

Imaginando fallos o errores puede aumentar meteduras de pata y disminuir el rendimiento. Por el contrario a la sugerencia anterior, imaginando equivocarse, en realidad puede conducir a una mayor probabilidad de hacerlo. Pensando en no tropezar, por ejemplo, requiere a la mente ir a través de e imaginar el proceso del tropiezo – y por lo tanto los mecanismos prácticos – y refuerza los aspectos mentales y físicos negativos, los movimientos contraproducentes y los pensamientos no deseados.

Para problemas con el estudio y la toma de exámenes en la universidad, echa un vistazo a la estrategias de éxito universitario college success strategies , artículo para obtener información sobre las pruebas en la universidad estudiando y estrategias para tomar exámenes.

Herramientas y consejos para reducir Ansiedad
Idealmente, evitar o anticipar la ansiedad va a ser más eficaz que tratar con la ansiedad después de que se presente. Hay muchas estrategias que funcionan para muchos:
Limite los factores de estrés innecesarios. Algunos pueden pensar que esto es una obviedad, pero no lo es. Es fácil añadir irreflexivamente estrés cuando estamos estresadas/os y concentrados/as en la preparación para una prueba u otro tipo de actuación. Es fácil decidirse a hacer algo que creemos que va a distraernos un poco y terminan distrayéndonos mucho y estresándonos aún más. Evitemos hacer responsables de nuestro esrés a aquellos que nos apoyan. Comamos bien. Durmamos bien. No tomemos ninguna responsabilidad extra, como por ejemplo un nuevo trabajo a media jornada. No intentemos distraernos comprándonos un nuevo cachorro. No vayamos de fiesta. Si podemos controlar nuestra agenda el día de nuestra actuación y la de cualquier elemento potencialmente estresor, tratemos de mantenerlos lo más independientes posible. No soñemos despiertos diciéndonos  a nosotros mismos historias de horror acerca de posibles catástrofes en nuestro rendimiento / prueba / actuación. No pasemos el rato con aquella gente que nos llevará a pensar en historias de horror acerca de posibles catástrofes de rendimiento.

Monitorear el diálogo interno. Pocas personas se dan cuenta de que la forma en que nuestras complejas mentes funcionan es que las diversas partes de pensamiento interactúan como personas en un edificio de oficinas. Si el presidente de la compañía va por ahí hablando de posibles catástrofes, posiblemente va a asustar a los trabajadores. La ansiedad sube. Si el presidente de la empresa va por ahí con la actitud de que las cosas van a estar bien, los trabajadores se sienten seguros.

Habilidades de relajación. Son las habilidades que una persona puede aprender y practicar trabajan para contrarestar la experiencia física y emocional de la ansiedad. Estas pueden incluir afirmaciones que podemos hacernos a nosotros mismos, que son tranquilizadoras (en la línea de diálogo interno, arriba), imágenes que podemos repasar en nuestra mente que son relajantes, recuerdos de sentimientos de relajación que podemos traer a la mente (que hace que los sentimientos se repitan también), actividades que pueden enfocar la mente en pensamientos relajantes, u otras “técnicas” que se pueden utilizar para estimular el sistema a equilibrar la adrenalina y otras alarmas químicas. Es bueno tener una o dos de estas herramientas que trabajen para nosotras/os y que pueden ser utilizadas en momentos variados que van desde la hora de acostarse hasta justo antes o durante reuniones de negocios intensas o interacciones sociales.

Decatastrofizar el fracaso. Muchas personas tienen una tendencia contra productiva a intentar aproximarse a la excelencia a base de golpearse a ellas mismas con fantasías o auto-charlas sobre la catástrofe que ocurrirá a no ser que su rendimiento sea absolutamene perfecto. Si esto funciona para usted, está bien. Pero para la mayoría de la gente, asustarnos a nosotros mismos con un montón de catastrofismo – sobre el fin del mundo conocido si nuestro rendimiento no es el adecuado o si la calificación del examen no es lo suficientemente alta – abre camino más para alimentar la ansiedad, e interferir con el rendimiento o el examen, que para motivar la perfección.

Si eres una de esas personas que augmentas tu ansiedad con advertencias vagas de la fatalidad, repiénsate la estrategia. Una buena técnica para hacer frente a una inclinación por el catastrofismo es preguntarse a uno mismo lo que realmente y lógicamente va a suceder si el rendimiento es malo o fallamos el examen – y la forma en que se manejará la situación de manera efectiva. Una vez decidimos que realmente podemos gestionar el peor posible de los resultados (por ejemplo, “Voy a quedar como un/a idiota, pero he sobrevivido esto antes”, “Voy a tener que esperar hasta la próxima vez a intentarlo de nuevo y puedo practicar mucho más que media hora “,” voy a tener que tomar el maldito curso de nuevo el próximo semestre “, etc.), la ansiedad será menos probable que entre en juego. Tómate un momento para recordar que has sobrevivido a cada paso y giro de la vida hasta el momento y que es muy probable que puedas sobrevivir un rendimiento fallado.

Hipnosis y la hipnosis en cintas / CD. La hipnosis y las grabaciones de hipnosis pueden ser maravillosamente útiles en el tratamiento de ansiedad ante exámenes y el miedo escénico. Debido a que la hipnosis puede acceder y sugerir ideas a los mecanismos mentales que suelen considerarse subconscientes, la hipnosis puede ser muy útil. La hipnosis puede ayudar a fomentar la capacidad de la mente para dejar de lado los temores y puede ayudar mediante el fomento de sistemas de rendimiento y memoria física. Puede aumentar la sensación de confianza, la competencia y la relajación frente la alerta. La hipnosis puede en muchos casos, fomentar el sentido casi mágico de estar “en la zona” al realizar o tomar exámenes. Hay pros y contras entre vivir la hipnosis en persona o escucharla pre grabada, pero cualquiera de las dos puede ser muy eficaz. En persona es generalmente mejor con respecto a que es capaz de ser alterada para adaptarse a el/la sujeto hipnótico en particular. La hipnosis grabada no puede ser alterada a medida que la/el sujeto hipnótico reacciona pero para la mayoría de la gente es ventajosa porque es mucho más fácil de programar, por lo general es más fácil sentirse cómodo/a en nuestro propio ambiente frente a la oficina de un extraño y es mucho menos costoso ($ 240- $ 600 durante cuatro sesiones frente a $ 20- $ 50 para cuatro audiciones).
Desde  performance-anxiety.com.

Para leer de la fuente original- en inglés- hacer clic aquí. 

 

Anuncios

Acerca de Anna Pons

Certificat (CPPD), Post Graduat Certificat (PGCert) i Post Graduat Diploma (PGD) en Hipnoteràpia Clínica, London College of Clinical Hypnosis (LCCH) i Universitat de West London (UWL)
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s