Hablando con las voces en nuestras mentes . Traducción al castellano

Audio: By Cam from Flickr

Audio: By Cam from Flickr

Alguien escucha una voz, pero nadie está hablando. Parece razonable suponer que hay algo pasando en la cabeza de esta persona que es similar al que está pasando en la cabeza de alguien que realmente está escuchando hablar a alguien. El reto es explicar por qué esto está ocurriendo en la ausencia de un interlocutor.

Una estrategia popular es explicarlo en términos del más conocido “lenguaje interior” de alguien que, de alguna manera, se convierte en “voz alta”. Esto explicaría cómo alguien tiene una experiencia auditiva, y específicamente verbal, en la ausencia de las ondas sonoras golpeándole el tímpano. Sin embargo, no explica por qué tantos casos de alucinación auditiva de voz se perciben como viniendo de otro interlocutor.

Quizás debemos pensar lateralmente. Quizás el estudio no debería centrarse en los sonidos y cómo funciona la audición, sino más bien en la comunicación y cómo funciona. Hay una serie de razones por las que no es recomendado centrarse en la audición. Una de ellas es que algunos describen la voz que escuchan como una experiencia de “voces silenciosas”. Por ejemplo, un participante en un estudio reciente nos dijo: “Es difícil describir cómo podía” oír “una voz que no era auditiva; pero las palabras utilizadas y las emociones que contenían eran completamente claras, claras e inequívocas, tal vez incluso más que si las hubiera oído auditivamente “.

Otra razón es que las “voces” son también experimentadas por personas con sordera congénita. Jo Atkinson, investigadora en Londres, ha hecho un trabajo muy importante corrigiendo el “audio-centralismo” de las perspectivas clínicas en la audición de voces. Atkinson ha demostrado que la experiencia de sordos que escuchan voces se combina con unas visualizaciones imaginarias difusas, como si les estuvieran hablando en lenguaje de signos, o a través de unos labios sin cuerpo. En otras ocasiones ven texto. Pero no tienen experiencias auditivas en absoluto.

Lo que se ha pasado por alto es un aspecto de la forma en que normalmente percibimos el habla. Las condiciones habituales de alguien que habla, y de otro que lo entiende, no sólo implican los sonidos que ellos hacen, sino también lo que tienen la intención de comunicarse. El estudio de la comunicación es el territorio de la pragmática, la rama de la lingüística que estudia expresiones (“utterances” en inglés) en lugar de oraciones. Las “utterances” son frases usadas en contexto, en un momento y lugar determinado, por una persona en particular.

Es importante reconocer que una experiencia de audición de voz es la experiencia de una expresión (“utterance”) hablada, no una oración. Así que al oír un sonido, un oyente interpretará automáticamente su significado. Es este proceso de interpretación que podría ser capaz de explicar por qué hay tan a menudo un interlocutor (por ejemplo, una persona, un demonio o un dios) detrás de la voz. Para interpretar el significado de una palabra, un oyente debe tener en cuenta las intenciones detrás de su uso en ese momento. De hecho, algunos teóricos de la pragmática argumentan que nunca se puede conseguir ningún sentido de un enunciado sin atribuirle algún tipo de intención. Y las intenciones nunca son de libre flotación: son siempre las intenciones de alguien (o algo con una mente).

Alguien que escucha una voz puede escuchar la expresión “Es un perdedor”. Sin saber a quién se refiere el orador, el oyente no puede saber lo que quiere decir esta expresión. Y sin embargo, parece que los que escuchan la voz generalmente saben a quién se están refiriendo sus voces y lo que las voces significan. Esto sugiere que el que escucha imagina que hay un interlocutor detrás de la voz, con la intención de comunicar.

Dentro de este enfoque, donde las experiencias de voz imaginada son vistas principalmente como comunicativas y no auditivas, se vuelve menos sorprendente que se tome a la voz como procedente de un interlocutor, ya que ésta es una dimensión necesaria de toda la comunicación.

Ésto nos señala en direcciones terapéuticas fructíferas. Nos indica que las terapias no deben centrarse únicamente en intentar que la voz, la experiencia auditiva, se desvanezca, sino en intentar cambiar la relación del oyente hacia la voz (el interlocutor). Dos terapias recientes están de acuerdo con ello. En una, la terapia de “diálogo con la voz” ( voice-dialoguing)un terapeuta anima al que escucha la voz a repetir lo que dice la voz para que así el terapeuta pueda “conversar” con ella. En otra, la “terapia avatar” (avatar therapy) anima al que escucha la voz a construir un avatar – una representación visual de la voz – con la que se pueda interactuar como si se tratara de una persona real. Ambas terapias han mostrado resultados prometedores.

Sam Wilkinson es investigador postdoctoral en filosofía trabajando en el proyecto Hearing the Voice. Felicity Deamer es una investigadora asociada de postdoctorado en el proyectoLanguage and Mental Health. Ambos son de la Universidad de Durham.

El proyecto “Hearing the Voice” está realizando una encuesta en colaboración con el Festival Internacional del Libro de Edimburgo para explorar las maneras en que los lectores imaginan, escuchan o incluso interactúan con las voces de los personajes de los cuentos. Para participar (en inglés) haga clic aquí- click here.

Publicado por Sam Wilkinson y Felicity Deamer, Martes 26 Agosst 2014 07:00 BST theguardian.com

Para leer desde la fuente original (en inglés) haga clic aquí:click here.

El uso de algunas técnicas hipnoterapéutiques estimula el establecimiento de un diálogo entre nosotros y nuestras partes internas. Ésta puede ser una parte de nosotros que está incomodando nuestras vidas diarias actuales o, de manera muy diferente, una parte de nosotros que contiene la solución o la respuesta al problema que queremos solucionar. Una conexión interesante entre estas técnicas y el artículo publicado aquí es el énfasis en el uso de la imaginación, que se practica y se desarrolla en estas técnicas. Esta habilidad puede contribuir a ayudarnos a conceptualizar y representar los problemas a los que nos enfrentamos con una actitud productiva y positiva, centrada en encontrar una solución.

Anuncios

Acerca de Anna Pons

Certificat (CPPD), Post Graduat Certificat (PGCert) i Post Graduat Diploma (PGD) en Hipnoteràpia Clínica, London College of Clinical Hypnosis (LCCH) i Universitat de West London (UWL)
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s